Skip links

¿Cómo editar las fotografías de nuestro dron?

Me toca editar las fotografías de mi dron ¿Qué hago?

Hasta ahora hemos repasado los conceptos previos, los que hay que tener en cuenta durante el vuelo y finalmente en el instante de realizar la fotografía. Pero ha llegado el momento de regresar a casa con la tarjeta de nuestro dron llena de fotografías y empezar la última y más importante fase de nuestro trabajo, editar y procesar nuestras fotografías.

Si has seguido los consejos de nuestro curso de fotografía, en el momento de descargar la tarjeta tendrás un montón de archivos en formato .DNG, que no dejan de ser los negativos digitales de nuestras fotos. Este es nuestro punto de inicio para este capítulo del curso.

¿Qué ventajas tiene disparar fotos en modo RAW?

El formato RAW es un formato que nos permite conservar la foto cruda, sin procesar. Cuando disparamos una foto en formato JPG la cámara graba la imagen en la tarjeta de memoria con un procesado predefinido y comprimiendo el archivo (por este motivo ocupa menos espacio) por lo que realizar cambios a posteriori suele ser complicado y siempre perderemos calidad si lo hacemos en este formato.

En cambio, cuando disparamos con el formato RAW, la cámara registra un archivo con muchos más datos, dejando la foto de alguna manera «abierta» a cualquier cambio posterior y permitiendo corregir valores (dentro de un margen determinado que suele ser de 2 a 3 diafragmas) como la exposición, balance de blancos, luces, sombras, saturación, etc.

Los RAW son una especie de «negativo», un fichero fuente del cual podemos obtener la imagen final normalmente en JPG.

Independientemente de que todos los profesionales de la fotografía disparen en modo RAW, debes valorar que estas realizando un enorme esfuerzo con un equipo que vale dinero, realizando un vuelo para captar una imagen espectacular, y… ¿no tirarás en formato RAW para asegurarte que la foto que haces salga lo más perfecta posible y poder arreglarla si te has equivocado en algún parámetro de tu cámara?

Puede que haya exagerado un poco, pero el concepto es realmente lo que importa. Este tipo de formato requiere más espacio en tus tarjetas, te obliga a procesar las imágenes y además utilizar algún programa de edición especifico. Pero, las posibilidades de retocar el resultado final de tus fotografías y los resultados valen la pena, te lo aseguro.

[prime_beforeafter before_image=»13300″ after_image=»13301″][prime_vc_contentblock]En estas imagenes puedes ver la diferencia entre una foto en RAW  (izquierda) capturada de la cámara sin procesar y un JPG (derecha) procesado por un dron Mavic 2 Pro de forma automática.[/prime_vc_contentblock]

¿Tengo los RAW’s de las fotos y ahora qué hago?

Paso 1. Instalar un programa o software especializado en formatos RAW

Por regla general tendrás un archivo DNG (del inglés: Digital Negative) que es un formato abierto, aunque propiedad de Adobe Systems Inc. para ficheros de fotografías de tipo RAW.

La ventaja de los DNG es que son formatos relativamente estandarizados a diferencia de los RAW de las principales marcas de cámaras fotográficas que cada una utiliza el suyo propio.

Tenemos que tener claro que la mayoría de los programas de lectura, edición y tratamiento de fotos no leerán el formato RAW. Esto pasa básicamente porque se trata de un archivo en bruto que contiene la totalidad de los datos de la imagen captada por la cámara y una mayor profundidad de color (por lo general 36 a 48 bits/píxel). Se trata de un archivo con datos pendientes de procesar, por convertirse en foto.

Por tanto para poder abrir un archivo RAW y procesarlo necesitaremos instalar un programa compatible cuyo cometido es precisamente descifrar el archivo RAW y permitirnos trabajarlo convirtiéndolo en una foto final.

Existe una gran variedad de programas con los que se pueden abrir los archivos RAW, la mayoría son de pago, pero hay alguno gratuito, algunos son más complejos de utilizar, otros mucho más fáciles…

Veamos que programas podemos utilizar:

  • Entre las herramientas libres o gratuitas tenemos la más conocida UFRaw, que puede funcionar como un complemento de GIMP y está disponible para la mayoría de sistemas operativos; también darktable, que es capaz de gestionar gran cantidad de imágenes; otras alternativas son RawStudio o RawTherapee, libre desde su versión 3.
  • Dentro de las herramientas privadas o de pago tenemos Capture One, Adobe Photoshop, Adobe Lightroom y PhotoLine.

Paso 2. Abrir y procesar los archivos RAW

Una vez escogido e instalado tu programa de la lista anterior ya estaremos preparados para empezar a trabajar nuestras fotos y archivos RAW. El procedimiento de trabajo con la mayoría de los negativos es muy similar entre programas.

En el próximo capítulo del curso empezaremos a verlo en profundidad realizando diversos procesados con 3 programas diferentes, Photoshop (con el plugin Cámara RAW), Adobe Lightroom y Capture One.

De esta manera podremos comprobar todo lo aprendido hasta la fecha, el proceso que hace el propio dron al procesar las fotografías en formato en JPG y el mayor control que tenemos nosotros al procesar el archivo RAW.

Photo by Fezbot2000 on Unsplash

TE PUEDE INTERESAR…

Join the Discussion

Return to top of page